Pavimentos textiles: materiales y usos

Diana Maján Quinto

bookmark_border

Las moquetas tradicionales, naturales o sintéticas, están viviendo un momento de transformación. Las naturales con la llegada de nuevas fibras y las sintéticas con la búsqueda de soluciones sostenibles, basadas principalmente en utilizar y propiciar, el reciclado de excedentes plásticos.

selgascano, en el espacio de trabajo Second Home Spitafields de Londres, cuida el control de la acústica mediante el uso de moquetas y techos absorbentes y también a través de la continua forma curva que esparce el sonido en todas direcciones. Fotografía Iwan Baan.

Propiedades de los nuevos pavimentos textiles

Las principales propiedades de los pavimentos textiles son la calidez y confort en la pisada, pero además tienen una propiedad única: la reducción del ruido ambiental y de impacto.

Utilización de moqueta para amortiguar el sonido de su uso en una escuela. Escuela de lenguaje y audición en Zúrich de e2a.  

Una moqueta absorbe las ondas sonoras que se producen en el interior de un espacio, evitando su reflexión, y por tanto, el aumento del nivel sonoro. Es difícil encontrar en el mercado otro revestimiento que reduzca el ruido ambiental y el de impacto como un pavimento textil. De esta manera, se convierte en una gran solución amortiguando el ruido aéreo y especialmente disminuyendo el ruido de impacto, como el producido por pisadas o movimiento de mobiliario, por lo que lo que se hace especialmente apropiado para su instalación en la mayoría de habitaciones de hotel y en muchos espacios de oficinas. 

Biblioteca pública de WORKac en Kew Gardens Hills, Queens, New York. El edificio adopta formas geológicas en las que se crean los espacios adaptados a diferentes edades y en los que la moqueta de color verde hace referencia a la cobertura natural de la tierra, que en la cubierta se convierte en manto vegetal real. Fotografía: Bruce Damonte.

Gracias a las innovaciones en materiales y fabricación, a estas propiedades se han sumado una serie de características que permiten su uso en espacios en los que la moqueta tradicional no era adecuada, por no soportar un uso intensivo: resistencia frente al tránsito, el desgaste mecánico, la resistencia al punzamiento, el comportamiento frente al agua o la sensibilidad frente a agentes químicos como pueden ser los productos de limpieza.

Estas nuevas propiedades son valores añadidos que permiten su instalación en otro tipo de espacios como escuelas o espacios comerciales.

Además de estas mejoras, a la hora de decantarnos por la instalación de un revestimiento textil tenemos que tener en cuenta otros factores, como el ahorro energético en calefacción, ya que una moqueta puede conservar hasta el 10 % del calor perdido en otro revestimiento.

Hoy en día, determinados pavimentos textiles pueden ir más allá, hasta el punto de ayudar a mejorar la calidad del aire que respiramos. Para su fabricación se buscan fibras con la estructura más adecuada para capturar partículas polvo y mantenerlas fuera de nuestra zona de respiración, hasta que se pueda aspirar.

Textura Simple Sash de Interface cuya instalación en espina de pez recuerda los pavimentos de tejidos naturales.

Nuevas materias primas: materiales naturales vs artificiales

Cuando hablamos de moquetas, pensamos principalmente en las compuestas por materiales naturales, pero en la actualidad en el mercado se utiliza una gran diversidad de materias primas para su fabricación. Por ello deberemos diferenciar entre fibras naturales y sintéticas.

En Europa meridional, se utiliza más la moqueta de fibras artificiales en oficinas, hoteles o comercios donde el tráfico es más intenso, relegando el uso de las de fibras naturales a las áreas más reservadas.

Moquetas de fibras naturales

Dentro de las materias primas naturales para la fabricación de pavimentos textiles, la más conocida es la lana pero ya se utilizan materiales innovadores, también de origen natural, como la nueva fibra de celulosa Tencel™.

Las moquetas de lana son las más tradicionales, son agradables al tacto y dotan de confortabilidad a la estancia en la que se instalan. Además de estas propiedades, junto con el aislamiento acústico y térmico, destacamos la respuesta ante un incendio, ya que la lana no propaga la llama ni se inflama y produce poca electricidad estática.

Las moquetas de lana se han adaptado y ya pueden ser utilizadas tanto en uso residencial como otros usos. Los nuevos procesos de fabricación y la combinación con sus materiales de base hacen que sean aptas también para superficies de un tránsito elevado.

Moqueta 100% lana virgen de Jacaranda Carpets.

La fibra de celulosa o Tencel™ es un nuevo material natural, que se ha incorporado en la fabricación de moquetas y alfombras, que aporta mayor brillo, ya que refleja la luz, y un acabado sedoso. Esta fibra de Lyocelle está fabricada de pulpa de madera proveniente de bosques de crecimiento sostenible. Es un componente innovador y permite la limpieza en frío y húmedo, además de que las fibras son sostenibles, biodegradables y regulan la humedad interior, de manera que albergan menos bacterias y favorecen la salubridad del ambiente.

Otros materiales naturales, aunque menos populares en la elaboración de moquetas, pero sí muy utilizadas como alfombras, son las fibras vegetales como el sisal, algas, coco o yute, que aportan un estilo natural a los espacios, y aunque son más ásperas que las de lana también son más resistentes al uso, pudiendo tener una larga vida en ambientes secos.

Moqueta de fibra de sisal. Via alfombras-online.com

La fibra de sisal tiene su origen en la planta del agave. Con ella pueden crearse moquetas versátiles y resistentes. Se utiliza en interiores y es una opción muy escogida para revestir pasillos y escaleras. La moqueta de algas se realizan con las fibras naturales de algas. Estas algas se obtienen en las zonas tropicales de cultivos hechos en las orillas de los ríos. Solo se fabrican en colores naturales, obtenidos del secado de la propia alga, ya repelen la humedad por lo que son imposibles de teñir. La moqueta de coco se teje a partir de las hebras de la cáscara que envuelve al coco. Destacan por su resistencia. La moqueta de yute se fabrica a partir del trenzado fino del hilo de yute. Se fabrica con soporte de polipropileno y se utiliza en eventos y ferias, principalmente. 

Moquetas de fibras sintéticas

Las fibras sintéticas, como la poliamida, poliéster o polipropileno, se han incorporado como materia prima para la fabricación de moquetas, aportando a éstas propiedades distintas a las que ofrecen las fabricadas con fibras naturales.

La poliamida o nylon es el componente más corriente porque es resistente, se adapta fácilmente y suele convenir a la mayoría de las estancias, por su gran resistencia al desgaste y a la abrasión. Se limpia fácilmente y es antiestática.

Colección Bridge de Amtico en la que utiliza nylon reciclado.

Existen en el mercado fabricantes que utilizan material reciclado de productos de desecho, que además puede reciclarse a su vez en un nuevo producto, como la fibra Econyl® que utiliza Amtico en su colección Bridge o las losetas textiles elaboradas con redes de pesca recicladas de la colección de la colección Net- Works® de Interface son también un buen ejemplo de moquetas sostenibles.

Sección de la moqueta realizada a partir del reciclado de redes de pesca de Interface.

Las moquetas de vinilo o PVC son antiestáticas y funcionan muy bien para instalaciones infantiles o centros de personas mayores. El PVC es más resistente que el polipropileno gracias a su mayor elasticidad. Se fabrican con capas de fibras vinílicas trenzadas que van termoselladas. Su aspecto es menos textil que las de polipropileno pero tienen mayor durabilidad.

Ejemplos de tejido formado por hilos de fibra de vidrio y poliéster recubiertos de vinilo para reforzar su resistencia y protegerlos del desgaste. Fuente: Floover.

Por otro lado, las moquetas de polipropileno combinan la estética y confort de la moqueta textil de fibras naturales, ya que se presentan en acabado tejido, con las ventajas de los suelos de PVC o vinilo. Se puede utilizar tanto en interiores como en exteriores, son resistentes al agua y fáciles de limpiar. 

Moqueta de polipropileno. Loseta Demi-Hexagon Mirage de Dickson-Constant.

La fibra de poliéster se utiliza también como materia prima para la fabricación de moquetas por su buena resistencia al uso. Además, tiene buen tacto y según el tratamiento que se le aplique, más o menos brillo, aunque tiende a utilizarse más en alfombras que en moquetas.

 

 Moqueta en loseta de poliéster de la colección Forto de Tarkett.

También existen en el mercado moquetas que combinan ambos tipos de fibras, agrupando de esta manera las ventajas de las sintéticas, como es el mantenimiento o la resistencia con el acabado de las naturales como la lana. El formato más común son las moquetas 80/20 de lana y nylon. El nylon aporta resistencia al uso y mejora las condiciones electrostáticas de la moqueta, por lo que se ensucia menos que las de lana.

Reciclaje y sostenibilidad : la lucha contra la huella de carbono

Dentro de los procesos de investigación de los materiales, además de la búsqueda de la mejora en resistencia o durabilidad, también está la búsqueda por ayudar al medio ambiente. Empresas como Interface, con su compromiso Climate Take Back, contribuyen con sus investigaciones al control de las emisiones de carbono, al mantenerlo dentro de sus productos y por lo tanto fuera de la atmósfera. En esta línea han lanzado la nueva colección Embodied Beauty™, moquetas modulares con huella de carbono negativa. Todos los productos que forman parte de esta colección son neutros en cuanto a emisiones de carbono a lo largo de la vida útil de los productos.

Modelo Sashiko-Stitch de la colección Embodied Beatuy de Interface.

Formatos: Moqueta modular vs moqueta en rollo

Lo que antes se asociaba a un material más difícil de instalar por su formato en rollo, ahora está disponible en un formato más manejable como las losetas o incluso en algunos casos en formato lama.

La moqueta modular se ha convertido en la gran alternativa a la moqueta en rollo, ya que posee las mismas cualidades que la moqueta en rollo pero con algunas ventajas.

Las moquetas modulares generan menos desechos que las moquetas en rollo, ya que sus losetas, en diversos tamaños y patrones, permiten ajustarse mejor al espacio a cubrir. Además su configuración en formato losetas permite que se puedan sustituir éstas de forma individual, ya que no es necesario levantar la moqueta completa en el caso de desperfecto o deterioro.

Moqueta de junta oculta utilizada en la rehabilitación del Parlamento Alemán en Stuttgart. Arquitectos: Staab Architekten. Fotografía: Marcus Ebener.

El formato en losetas es también un plus añadido en el momento del diseño, ya que este puede concebirse en conjunto o loseta por loseta, según el objeto del proyecto.

Fabricantes como Polygroup con su pavimento elevado Gamaflor, consiguen a través del proceso de montaje, que la junta quede mínima, dando la sensación de moqueta continua, con la ventaja de que es un suelo registrable que facilita el mantenimiento.

Suelo técnico Gamaflor PAC terminado en moqueta y PVC Lider con junta mínima y apariencia de pavimento continuo.

Moquetas tejidas o no tejidas

Respecto al sistema de fabricación, podemos encontrar dos tipos de moquetas: tejidas o no tejidas.

Las moquetas tejidas se fabrican en telares. El sistema de fabricación puede llegar a ser 100% artesanal, como es el caso de las moquetas de lana. Desde el tejido y secado del hilo, el hilado de las bobinas o el tejido y anudado, así como el insertado de pelo a mano.

También se utilizan procesos mecanizados para la creación de moquetas como es el caso de la fabricación en telares mecanizados como los wilton, raschel y tufting, que permiten una gran variedad de diseños, ya que pueden tejer moqueta en corte, bucle o combinando varios sistemas.

En las moquetas no tejidas, el pelo se adhiere, bien en forma de cepillo bien en bucle, a una base de tipo plástico. Posteriormente, se le pega otra base para darle estabilidad. Es el sistema más utilizado en las moquetas sintéticas.

Tejedor de moquetas de fibras naturales en Crevillent, Alicante. Fuente: Moquetas Rols.

Higiene, limpieza y mantenimiento

Antiguamente se asociaba la moqueta problemas de mantenimiento, pero a día de hoy, gracias a las materias primas que se utilizan en su fabricación, se han conseguido crear materiales altamente higiénicos.

La industria del diseño cada vez está más concienciada con el medio ambiente y con la salud, y por ello se ha centrado en crear nuevos materiales a partir de fibras que capturan la suciedad y las liberan con facilidad en su mantenimiento.

En general, las moquetas se limpian en seco y se deben aspirar con asiduidad. Para su mantenimiento se debe realizar con cepillo, exceptuando las de bucle grueso o pelo largo para las que se utiliza una boquilla plana.

Las moquetas de lana requieren un mantenimiento más minucioso. En algunos casos está indicado un aspirado más frecuente los primeros meses de instalación.

Por otro lado, las moquetas sintéticas se pueden limpiar como un suelo tradicional, por lo que el mantenimiento es mucho más sencillo y no acumula ácaros.

 El adecuado mantenimiento del pavimento textil no sólo alargará la vida del mismo, sino que también contribuirá a conservar un nivel satisfactorio de apariencia, comodidad y bienestar en el ambiente.

 

Ejemplo de alfombra radial con tres zonas de limpieza: A- Suciedad gruesa. B- Suciedad fina. C- Humedad. De EMCO.

 Para facilitar el mantenimiento, las barreras antisuciedad son una parte clave. Están diseñadas para capturar la suciedad entrante en las entradas y puntos de acceso. Mediante el control y limpieza de estas barreras evitamos que entre tanta suciedad y facilitamos el mantenimiento de los pavimentos textiles.

Una moqueta para cada proyecto

La instalación de pavimentos textiles está especialmente indicada para proyectos en los que se necesite un aislamiento acústico adecuado. Es por ello que su instalación es muy frecuente en espacios de oficina. El valor añadido de la confortabilidad los convierte en uno de los pavimentos más instalados en habitaciones de hotel y en determinadas zonas infantiles o comerciales.

MCVR Studio define mediante recortes de moqueta amarilla de formas diversas los espacios de reunión. SECAD Offices en Kunshan, China, 2020. Fotografía: Remax.

Tenemos que tener en cuenta factores como el tránsito, el uso y hasta la incidencia de los rayos UV. Además del mantenimiento y la limpieza, la durabilidad de un pavimento textil depende de la selección inicial al diseñar el espacio. Por ejemplo, las fibras de poliamida sólida pueden utilizarse en áreas comerciales o salas privadas muy frecuentadas. Si se utiliza en espacios corporativos, al estar normalmente confeccionada con hilos blancos, tiene la ventaja de que se le puede aportar el color correspondiente durante la producción.

Moqueta en escalera realizada partir de una fotografía aérea de un rebaño en una pradera para la Fundación Heinrich Böll. Arquitectos: e2a. Fotografía via e2a.com. Publicado en Tectónica número 31.

Para espacios residenciales en los que se busca la confortabilidad y la calidez, las moquetas de lana son las más adecuadas en zonas de poco tránsito, mientras que las de fibras vegetales son perfectas para pasillos o escaleras, incluso en algunos casos para zonas exteriores.

La moqueta de tejido vinílico envuelve la sala de reuniones. Oficinas en Oporto. Pedro Silva Arquitectos, 2011, fotografía J. Morgado, mencionada en el artículo Interiores construidos: la junta, de Mariano Martín.

Otro factor a tener en cuenta es la confortabilidad acústica y la sostenibilidad. La utilización de pavimentos textiles puede ayudar a mejorar la salud de los trabajadores y usuarios de un interior al reducir el nivel sonoro de la estancia, y las empresas más innovadoras y responsables ofrecen nuevas soluciones que contribuyen a mejorar el medio ambiente, combinando diseño y sostenibilidad en los proyectos. 

Y por último, la variedad de diseños, colores, formas que pueden adoptar las moquetas, ofrece un material con un alto valor estético y elevada capacidad para otorgar un carácter definido al espacio cuyo pavimento reviste.


Editado por:

Redacción .. Tectónica

Publicado: Mar 29, 2021

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí