Restauración de la torre-campanario de Nava del Rey y su nueva escalera de conexión en madera laminada, por Laredurma arquitectos

Alfonso González Gaisán y Francisco Blanco Velasco

bookmark_border

Los arquitectos Alfonso González y Francisco Blanco han llevado a cabo una cuidadosa rehabilitación de la torre-campanario de la iglesia de Nava del Rey que incluye el aporte de una nueva escalera de caracol ceñida a un cuerpo cilíndrico en madera laminada de abeto y maciza de pino silvestre.

Imagen de la torre de la iglesia de los Santos Juanes después de la restauración. Fotografía: Laredurma

La Iglesia de los Santos Juanes de la población vallisoletana de Nava del Rey es el resultado de diversas intervenciones que van desde comienzos del s XVI hasta el s XVIII. Es en este siglo cuando se rehizo la torre que se había hundido en 1663, obra ya clasicista de Juan de Revilla.

Plano de situación

La restauración que se ha llevado a cabo en la torre suponía no sólo la puesta en valor de todos sus paramentos exteriores y los del interior de los cuerpos superiores, sino también la recuperación de la comunicación vertical desde el cuerpo de campanas hasta la linterna, a efectos de poder garantizar el acceso exclusivo para el mantenimiento de estos espacios.

Antes de acometer la rehabilitación, y dado el mal estado de la torre, no se había podido acceder al cuerpo de campanas y, por lo tanto, se han debido tomar decisiones de restauración a posteriori, una vez conocido el estado real de la piedra, el ladrillo, mortero, patologías…

Plano guía de la intervención.

En primer lugar, se llevó a cabo una profunda labor de limpieza y desinfección de excrementos de aves y hubo que desmontar seis grandes nidos de cigüeña –una vez conseguido el pertinente permiso del Servicio Territorial de Medio Ambiente de Valladolid (Sección de Vida silvestre) –. 

Fotografía: Laredurma

Estado actual de las plantas. Ver PDF

Limpieza, consolidación y rehabilitación

La torre se diferencia en una serie de niveles: linterna, cúpula, cuerpo octogonal y cuerpo de campanas, que se han dejado libres de elementos añadidos posteriores, que la desfiguraban y así, por ejemplo, se han recuperado todos los huecos originales o se han eliminado rellenos, escaleras provisionales, cierres de forjado que se habían ido añadiendo según necesidades de uso.

Estado actual de las secciones. Ver PDF

La pésima calidad de la piedra arenisca utilizada en la construcción de la torre se puso de manifiesto cuando se procedió a la limpieza de las fábricas de sillería y de todos los elementos labrados que la conforman del exterior e interior de la torre, que se llevó a cabo con cepillos de cerdas suaves de nylon, previo picado de restos aislados de mortero o elementos ajenos a la fábrica original, empleando aire a presión controlada y dejándolas acabadas o listas para el tratamiento posterior de consolidación y/o impermeabilización. 

fachadas este y norte. A la derecha se aprecia la uniformidad en la coloración de piedra y llagueado, después de las operaciones de limpieza, rejuntado, reparación y patinado de la fábrica. Fotografía: Laredurma

Estado actual. Alzado norte y oeste. Ver PDF



Análisis de patologías. Plantas. Ver PDF


Análisis de patologías. Secciones. Ver PDF


Análisis de patologías. Alzados norte y este. Ver PDF

Análisis de patologías. Alzados sur y oeste. Ver PDF

El estado de las juntas de la fábrica de sillería era especialmente delicado, en concreto el de las dovelas de los arcos situados al suroeste, en el cuerpo octogonal, y al oeste, en el cuerpo de campanas. Todas las juntas de fábrica de sillería se trataron mediante soplado mecánico (juntas descarnadas, retacados o rellenos puntuales con mortero de cemento) y rejuntado final con mortero de cal hidráulica natural NHL 5, realizado con arena roja y arena blanca, seleccionada y tamizada, para los paramentos de piedra arenisca, y sólo con arena blanca para los de piedra caliza.

Fotografía: Laredurma

Se han cosido grietas existentes en paramentos exteriores e interiores, especialmente en las orientaciones sur y oeste, así como en la recuperación de los arcos de los huecos, tras el acuñado, retacado y relleno de intersticios y juntas entre dovelas. Se han realizado en cruz, con doble varilla de acero inoxidable, mediante perforación, limpieza con compresor de aire, humedecido y posterior retacado e inyección con cal hidráulica y, si ha sido necesario, con resina epoxi.

Proyecto. Actuaciones de la intervención. Sección. Ver PDF

Escalera de madera laminada de abeto y escalera metálica para comunicación vertical de la torre

La escalera de caracol circular, para acceso desde el cuerpo de campanas al cuerpo octogonal de la Torre, se ha realizado con madera laminada de abeto en su eje central y con maciza aserrada de pino silvestre.

Fotografía: Laredurma

Fotografía: Laredurma

Fotografía: Laredurma

Proyecto. Actuaciones de la intervención. Plantas. Ver PDF

Para el acceso desde el cuerpo octogonal hasta la linterna se ha incluido una escalera metálica vertical de seguridad con jaula de protección, realizada con acero galvanizado en caliente y formada por montantes de tubo rectangular, peldaños de tubo circular y anillos de protección horizontales con rigidizadores verticales, ambos a base de pletina maciza.

Fotografía: Laredurma

Se apoya en su arranque sobre perfil en L de la misma anchura que la escalera, atornillando cada montante al antepecho de la escalera de caracol de madera y soldando, cada uno de ellos, sobre el perfil en U que remata dicho antepecho. En su desarrollo en altura, ambos montantes se arriostran, primero a un perfil IPE soldado en el chapón de remate del hueco circular central de la cúpula del cuerpo de octogonal y más arriba en otro IPE anclado en la cornisa de piedra del óculo circular que remata la cúpula, para acceder a la linterna. Ambos apoyos son verticalmente deslizantes, para evitar transmitir esfuerzos a ambas cúpulas. 

Fotografía: Laredurma

En la cúpula, la barandilla es circular sobre el óculo central a nivel del pavimento de la misma, con los montantes verticales soldados sobre el frente de la chapa que remata perimetralmente dicho óculo y se añade uno más, sobre el perfil IPE central, de forma que se rigidice el conjunto con el cambio de dirección. Tanto el pasamanos, como la barra intermedia inferior, se interrumpen en el tramo de desembarco lateral de la escalera de mano que asciende hacia la linterna.

Fotografía: Laredurma

Proyecto. Alzado norte y oeste


Fotografía: Laredurma

Fotografía: Laredurma

Fotografía: Laredurma

Y como pieza especial dentro del trabajo de cerrajería, se ha restaurado la cruz, veleta y bola que coronan el cuerpo piramidal de remate de la linterna, para lo cual se desmontó el conjunto y se trasladó la cruz a una herrería, donde se procedió a verificar su estado, limpiarla y lijarla, reforzando algunos de sus elementos y ajustando las piezas para permitir el giro libre de la veleta que estaba impedido, colocando rodamientos en la parte inferior del conjunto para facilitar dicho giro sobre el vástago que soporta el conjunto. Una vez colocada, se protegió con varias manos de pintura al oxirón. 

Texto: extracto de la memoria del proyecto. Redacción Tectónica

Un trabajo de rehabilitación y restauración del uso de la torre de la iglesia de los Santos Juanes, gracias a la incorporación de las dos escaleras, que aseguran la permanencia y mantenimiento de un elemento sobresaliente en esta población de Valladolid.

Restauración y consolidación de elementos singulares en el exterior e interior. Cosidos especiales. Hidrofugado y patinado de fábricas.

Escalera de caracol en madera laminada. Despiece, detalles constructivos y puesta en obra.

Ficha técnica

Autor: Alfonso González Gaisán y Francisco Blanco Velasco

Localización: Nava del Rey, Valladolid

Año: 2019

Fotografías: Laredurma


Editado por:

Nuria Prieto Tectónica

Publicado: Mar 2, 2021

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí