Renovación integral de edificio residencial en El Cabanyal de David Estal y Arturo Sanz

David Estal y Arturo Sanz

Vivienda de pescadores rehabilitada con especial cuidado a los detalles y al uso de revestimientos cerámicos.

El barrio de El Cabanyal en Valencia

El Cabanyal. Un barrio histórico que no necesita presentación. Nació como un humilde pueblo de pescadores, quienes construyeron unas alargadas barracas, una junto a la otra, en paralelo al mar, aprovechando los vientos predominantes de levante. Independiente de Valencia hasta finales del siglo XIX, entonces se denominaba Pueblo Nuevo de la Mar. Han pasado tres siglos, pero El Cabanyal continúa siendo como un pueblo. En su constante transformación, las parcelas rectangulares han permitido una gran variabilidad de combinaciones dando lugar a edificaciones modernistas entre una y tres alturas, y más adelante, incluso, esbeltas torres de seis plantas o más. A pesar de los incendios, los bombardeos de la Guerra Civil, la Riuà, o el empecinamiento de una alcaldesa que lo intentó derribar, aquí estamos, en un nuevo Cabanyal en obras.

Plano de situación. Ver PDF

En particular, la historia de este edificio comienza con Pepa y Ernesto. Ella, del Cabanyal de toda la vida. Él, de un pueblo de Teruel. En medio de la popular calle de la Reina, en el número 125, la antigua y popular papelería Gadea los estaba esperando. Con decisión, la gran casa de tres plantas, que atraviesa de levante a poniente hasta la calle de la Barraca 128, se fue llenando de alegres estudiantes erasmus durante quince años mientras, lamentablemente, su entorno pasaba a despreciarse como zona cero ante la amenaza de derribo.

Alzado C/Reina. Ver PDF

Alzado posterior. Ver PDF

Alzado patio. Ver PDF

La celosía cerámica cuadrada está realizada en terracota roja mate 15x15 cm, en disposición girada 45º.

Sección longitudinal. Ver PDF

Edificio residencial para vivir en vecindad

Resistiendo orgullosamente, aquello que durante tantos años parecía no tener valor, actualmente es un edificio catalogado. Esta ha sido una condición de partida importante la intervención de rehabilitación de la parte delantera y renovación del fondo de parcela, dando forma a una nueva visión de sus propietarios: cuatro viviendas donde el espacio común fuera la clave. Es decir, un edificio residencial para vivir en vecindad. Y ha sido posible gracias a que en la parcela de 7,5 x 26 m se ha dejado un amplio patio central enladrillado donde todo gira alrededor de una palmera washingtonia en conciliación a las históricas palmeras de la calle de la Barraca.

Alzado del patio. Ver PDF



Máxima calificación energética con un sistema pasivo

En Reina 125, encontraréis un lugar de acogida, abierto en la calle, que ha tratado de ser respetuoso con su pasado, restaurando partes y elementos recuperados de la antigua casa (carpinterías interiores, mosaico nolla y baldosa hidráulica), en armonía con todo aquello que es nuevo. En combinación con la estructura existente de madera y ladrillo, aparecen celosías, revoltones, pavimentos, cerramientos y alicatados. A su vez, el reto de la eficiencia energética en una rehabilitación de un edificio entre medianeras pasa por mejora su envolvente higrotérmica para conseguir la máxima calificación con un sistema pasivo, que además resuelve parte de la estructura y la cubierta: el baupanel, cuyo acabado cementoso se deja visto y al natural, sin pintar, como también en los enlucidos consolidados de yeso.

Planta Baja. Ver PDF

Planta primera. Ver PDF

Planta segunda. Ver PDF

Planta de cubierta. Ver PDF

Sección descriptiva de la escalera. Ver PDF

Detalle de escalera interior. Ver PDF

Ante todo, se ha buscado naturalidad y confort, tanto en el ambiente, como en los detalles constructivos con la idea de verter modernidad en un edificio tradicional, pero sin perder de vista la calidez mediterránea. Ahora es el turno de sus nuevos habitantes, quienes se apropiarán de sus rincones dándole una nueva vida a estas paredes del barrio consolidando un nuevo pueblo del Cabanyal.

Texto de los autores.

Los materiales: cerámica, madera y hormigón

Los pavimentos interiores combinan materiales con especial cuidado en los encuentros. En planta baja aparecen suelos cerámicos y de hormigón, mientras que en las siguientes plantas los suelos son de madera y mosaico. La transición entre interior y exterior se realiza utilizando cerámica, lo que dota de continuidad al espacio, haciéndolo más fluido. Los suelos de madera están realizados con tarima de tabla de madera maciza de fresno ultramate 20,5 x 140 mm. Dentro de las plaquetas de suelo destacan la Plaqueta serie Montserrat roja 27x6,5 cm y Baldosa vidriada lisa azul nº 64, 10x10 y 15x15 cm, con colocación girada 45º.

Otro proyecto en el que se utiliza plaqueta cerámica girada como pavimento es la rehabilitación de la Casa Batllé en Moncada, de Arturo Sanz.

Vídeo del proceso constructivo:


Ver imágenes del proceso constructivo

Arquitectos:

Arturo Sanz

David Estal

Ficha técnica

Autor: David Estal y Arturo Sanz

Localización: C/de la Reina 125 – C/de la Barraca, 128. El Cabanyal, València

Año: 2018

Fotografías: Mariela Apollonio


Editado por:

Nuria Prieto Tectónica

Publicado: Nov 18, 2019

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí