Centro comunitario budista en Róterdam de COFO Architects

COFO Architects

bookmark_border

El Taller para la mente es el nuevo centro de la comunidad budista tibetana Phuntsok Chö Ling en Róterdam. Respetando la tradición tibetana y las necesidades budistas, el diseño crea un centro contemporáneo que se convierte en un miembro activo del barrio.

Foto: Daria Scagliola

El centro está dividido en dos espacios principales de carácter muy diferente: una sala de meditación cuya única función es espiritual y un vestíbulo multifuncional orientado hacia la calle. Cada espacio tiene una atmósfera particular acorde a su función. Ambos se complementan entre sí y se benefician de este contraste inmediato.

Uno de los dos espacios en que se divide el Centro: la Sala de meditación.Foto: Daria Scagliola

Planta y sección del espacio. Ver pdf

En el sótano se ubican la maquinaria de climatización y el almacén con elementos budistas (figuras y ornamentos diversos). El acceso al sótano esta integrado en el banco perimetral de la Sala de meditación. 

Vista del vestíbulo desde la entrada. Al fondo se puede ver la Sala de meditación a través de una de las dos puertas de acceso a la estancia. Foto: Daria Scagliola

Espacio estado inicial

Muro central.

Vestííbulo multifuncional.

Sala de meditación


Desplegable de la sala de meditación.


Foto: Daria Scagliola

El simbolismo de la Sala de meditación

“Una composición integral, donde todos los aspectos técnicos, funcionales y estéticos cooperan.”

En la sala de meditación, los requisitos del culto budista y los criterios de sostenibilidad cooperan. Se establecen tres horizontes, de los cuales cada uno simboliza una de las Joyas Budistas: Sangha (la comunidad), Dharma (las enseñanzas) y Buda (el nirvana). Más allá de su simbolismo, los horizontes mantienen la sala organizada, ya que la liturgia requiere una gran cantidad de elementos. Las instalaciones también se integran en estos horizontes: el banco de roble alberga el sistema de calefacción y el inclinado techo azul contiene los conductos de aire. El ejemplar diseño de autosuficiencia energética combina íntegramente soluciones pasivas y artificiales. Éste fue desarrollado en una estrecha colaboración con el experto en climatización e instalaciones.

Horizontes conceptuales en la Sala de meditación.


Foto: Daria Scagliola

"El azul del techo, tenía que ser tan intenso como el cielo del Tibet. Hicimos pruebas con unas placas de cáñamo (HEMP) acabadas con una capa de cal. Al final por presupuesto, solo pudimos pintar con una pintura acrílica, les pedí que hicieran varias capas y que pintaran con brochas grandes, trazadas en distintas direcciones para que el color tuviese profundidad. En las fotos no se aprecia pero las diferentes pasadas hacen que se vean varias texturas de azul en el techo”... (Guillem Colomer). 

Esquema de clima y ventilación.

Esquema de logística.

Esquema de iluminación.

Esquema de concepto simbólico.

Foto: Daria Scagliola

Un grueso muro divide el centro budista en los dos espacios principales. Su profundidad permite la absorción de una columna existente, enmarca la experiencia de entrada al espacio sagrado y proporciona un generoso espacio de almacenamiento que funciona como barrera térmica y acústica.

…” Otro elemento interesante es que rematé las cuatro entradas del aire de retorno y las cuatro salidas de impulsión con el símbolo de la flor de lotus, que para la comunidad budista es un símbolo sagrado. Hice un dibujo que cortamos a láser y que encajaba con el diámetro del tubo del aire. Lo pintamos de dorado. La comunidad quedó muy satisfecha porque el aire que respiran mientras meditan pasa a través de la flor de lotus... les gustó tanto que me pidieron el dibujo para imprimirlo en camisetas”

Guillem Colomer 

Sección conceptual de la Sala de meditación, con la doble solución del acabado interior de las paredes con un aglomerado compactado de cáñamo y un falso techo de placas de cáñamo (HEMP) acabadas con una capa de cal.

"Una clara solución arquitectónica desarrollada mediante un proceso abierto y creativo."

La sala de meditación es el tesoro de la comunidad. Su espiritualidad se ve reforzada por la cuidadosa articulación de sus dimensiones, por la luz natural que entra por los generosos tragaluces y por la combinación de materiales extraordinarios. El uso de una envolvente pared de cáñamo va más allá de las propiedades térmicas, saludables y acústicas del material. Su aspereza natural evoca el ambiente místico perfecto. Asimismo, el material proporciona un muro continuo sin juntas; un logro sorprendente y una fuente de orgullo para la comunidad.

Detalles constructivos de la sala de meditación. Ver pdf

Fase inicial de colocación del encofrado para vertir y compactar el aglomerado de cáñamo en las paredes de la Sala de meditación.

El encofrado se desplaza verticalmente hacia arriba a medida que se avanza en la ejecución del vertido.

Se disponen sobre el cerramiento original de ladrillo una serie de anclajes para mantener adherido el revestimiento de cáñamo al muro.


Foto: Daria Scagliola

El vestíbulo multifuncional expresar la diversidad de la comunidad

“Identidad consolidada a través de la economía circular y la participación.”

La pared que envuelve el vestíbulo multifuncional es una tira continua de colores que proporciona una atmósfera doméstica inconfundible. Su intrincada materialidad se logró mediante la reutilización de materiales. Por ejemplo, los tablones de madera de los anteriores usuarios del edificio se reutilizaron y recombinaron. Asimismo, cada uno de los nichos tiene una expresión propia, ya que están hechos de diferentes materiales rescatados: el vallado de obra de la estación central, las puertas antiguas de una fábrica de cigarrillos, los tabiques de una exhibición de un museo... El vestíbulo es una colección de fragmentos de Róterdam, lo cual contribuye a configurar su identidad local y a expresar la diversidad de la comunidad.

Desplegable del vestíbulo multifuncional.

Foto: Daria Scagliola

“La calidad de un producto final se encuentra implícita en el acto de su fabricación.”

Durante el diseño y la ejecución de este centro comunitario en Róterdam, se consolidó una genuina identidad colectiva a través de la participación. La comunidad, altamente diversa, transformó esta antigua imprenta industrial en su centro. Se desarrolló una clara solución arquitectónica mediante un proceso abierto y creativo. El principal desafío fue definir una estrategia que permitiera realizar el diseño con éxito, manteniéndose dentro del limitado presupuesto y contando con las habilidades disponibles en la comunidad.


Hubo talleres participativos de diseño que luego continuaron durante la fase de ejecución como intensas sesiones de construcción. Se prestó especial atención a la naturaleza de las tareas y a las habilidades individuales de los voluntarios, garantizando de esta manera que todos se involucraran en el proceso. Guiados por la visión arquitectónica, trabajaron juntos y aprendieron los unos de los otros. Aparte de físicamente construir un centro budista, se construyó una comunidad.

Texto: COFO Architects

Foto: Daria Scagliola


Ficha técnica completa, con enlace a Materiales utilizados en el proyecto y similares.

Sólo para suscriptores

Ficha técnica

Autor: COFO Architects

Localización: Róterdam, Países Bajos

Año: 2015 - 2016

Colaboradores: Bjorn Dijkstra, project manager cliente. Floris Zegwaard, carpintero. Piet de Jonge, comisario de arte.

Fotografías: Daria Scagliola


Editado por:

David Mimbrero Tectónica

Publicado: Aug 31, 2020

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí