¿Dónde está lo importante? / Comentarios sobre el día antes

Emilio Rivoira

bookmark_border

Emilio Rivoira, arquitecto y vicepresidente primero del Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo de Argentina (CPAU) ha formado parte del jurado de la convocatoria Arquitectura Argentina Solidaria.

La convocatoria, que no concurso, ha estado promovida por el CPAU y la Sociedad Central de Arquitectos (SCA) con el fin de reunir ideas e iniciativas de los trabajos solidarios realizadas en los últimos años por arquitectos y arquitectas. La participación como jurado en el análisis de las iniciativas, obras, investigaciones centrados en acciones sociales ha llevado a Rivoira a plasmar en unas líneas una reflexión profunda y necesaria, escrita desde Argentina pero válida para la sociedad global que formamos la humanidad, que reproducimos a continuación.

La voz del bien común exige ser escuchada

“Si algo se nos hizo hábito en esta cuarentena es leer y releer voces, en su mayoría serias, expertas y bien intencionadas, sobre cómo enfrentaremos el día después.

Habiendo tenido la experiencia inestimable de conocer y evaluar como jurado los trabajos presentados en la Convocatoria SCA CPAU de Arquitectura Argentina Solidaria, me resultó inevitable cuestionarme que es lo que venimos impulsando como pertinente y valioso en la arquitectura que hacemos y vivimos. O sea, me pregunté ¿dónde está lo importante? Está en la originalidad, el alarde, la excepcionalidad de las ideas brillantes, el discurso inevitable de la sustentabilidad certificada, el curioso mérito de la genialidad. La respuesta de los casi setenta trabajos recibidos demuestran que hay otros valores en los colegas que se sumergen en procesos donde la voz del bien común exige ser escuchada con oficio, mesura, sensatez, coraje, innovación y aguda sensibilidad. Trabajos en los que es respetablemente secundario medir la potencia de las imágenes y prioritario valorar el conocimiento volcado en la solución eficaz de los mínimos básicos necesarios y obligarse a evitar lo superfluo y redundante. Norberto Chaves en una charla de hace unos años en la Universidad de La Matanza mencionaba el horror a la obviedad de muchos diseñadores formados en el desprecio por lo obvio en el afán recurrente de dar con una solución original a cada paso.

El desafío excepcional de esta pandemia histórica nos pone en la emergencia de reconocer que este problema era acuciante desde el día antes de la cuarentena. Hay quien dijo “no volveremos a la normalidad porque la normalidad era el problema”, y es así, hace tiempo que el fiel de la balanza se inclina equivocadamente a favor del mérito en lo innecesario, que dejo de ser importante, y nos distraemos en un universo de extravagancias útiles para pocos y entendidos.

Se afirma que los arquitectos argentinos tenemos mucho oficio pero nos falta vuelo. ¿Qué vuelo es ese y adonde lleva? ¿Con quién nos comparamos y qué esperamos? Ese es un interrogante, más que nada para los que enseñan lo nuestro. ¿Cuál es el alarde necesario, el del grito estridente o el del argumento compresivo que tantos maestros supieron encontrar?

Enfrentaremos desde ahora exigencias que ya eran obvias el día antes y no veíamos con tanta claridad como estaremos obligados a ver ahora. Hace tiempo sabemos que el agobiado medio ambiente, la injusticia social y la exclusión deben ser los vectores del corrimiento hacia adelante del perímetro de la arquitectura. Una arquitectura sana que encontraremos en esta urgencia que nos impone la realidad de poder estar enfermos. Cambiarán mucha verdades y habrá mucha resistencia para que todo vuelva a ser igual, conducidos por una sociedad global guiada por un megaconsumo suicida, como explico con claridad Ernest Shumacher hace cincuenta años en su texto “Lo Pequeño es Hermoso” demostrando que una economía saludable es posible, por supuesto esta no es la agenda del circuito financiero internacional.

Retomando el ejemplo de esta arquitectura con poca vidriera y escaso poder de comunicación que hemos valorado en esta Convocatoria y que ahora debemos profundizar, hemos comenzado a entender que hay otra agenda y no podemos eludir su construcción. Las formas de redacción de esa hoja de ruta que comenzará por ser conscientes de algo que sabíamos y quizás no veíamos con la claridad suficiente. Ahora debemos encontrar instrumentos.

De allí que ese vuelo que nos reclaman debe ser bajo como el de un planeador, sin motor, como de ave, atenta al viento y las turbulencias. Poder responder al día después con la certeza que el día antes ya teníamos todos los indicadores de que esto iba para mal.

Muchas arquitectas y arquitectos argentinos mostraron lo que hacen en esta dirección y muchísimos más lo están haciendo y no los conocemos todavía, ese camino debe ser recorrido en nuestro país y en la región latinoamericana con certidumbre y firmeza. Sin perder la alegría que empuja nuestra profesión, en el espacio que cada uno pueda desarrollar, ser conscientes es necesario y poco suficiente pero es inevitable.”

Emilio Rivoira . Vicepresidente 1° CPAU / jurado por SCA y CPAU Convocatoria Arquitectura Argentina Solidaria


Editado por:

Redacción Tec.. Tectónica

Publicado: Nov 16, 2020

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí