Pavimentos de cemento: continuos e hidráulicos

David Mimbrero

A menudo se ha considerado injustamente el diseño de interiores como una rama menor de la arquitectura. Sin embargo, las cualidades sensoriales asociadas a los materiales, la pequeña escala de los elementos y su cercanía con las acciones cotidianas de los usuarios hacen que la sensación perceptiva que tenemos de los espacios arquitectónicos dependa en gran medida del diseño del espacio interior.

Casa Oliete, rubial.sánchez arquitectos.

En muchos casos, los proyectos de interiores han servido a los arquitectos como laboratorio de investigación de materiales o experimentación de soluciones constructivas, o como campo de pruebas de ideas que más tarde han dado un salto de escala hacia obras de mayor envergadura. El cuidado en el tratamiento de los interiores que se aprecia en la obra de los grandes maestros de la arquitectura del s. XX pone de manifiesto que, para ellos, no hay una frontera que separe la edificación y el diseño del espacio interior. Ambas cosas forman una unidad sujeta al mismo proceso de proyecto y perteneciente a la misma disciplina: la arquitectura.

Villa Mairea en Pori, Finlandia, de Alvar y Aino Aalto. ©Rauno Träskelin/Visit Finland

La arquitectura interior tiene además un componente técnico de gran peso. Los elementos sufren un desgaste o deterioro debido no a los agentes exteriores sino al uso de las personas. En la elección de los materiales los factores de resistencia, durabilidad y facilidad de mantenimiento son determinantes, y dependen muchas veces de una correcta ejecución y puesta en obra, aspecto éste último al que no siempre se le concede la importancia que merece. A esto hay que añadir el papel de las instalaciones. Los revestimientos interiores, los falsos techos o los pavimentos constituyen en muchas ocasiones la capa constructiva encargada de alojar, distribuir y suministrar los servicios del edificio.

Todo lo anterior cobra un especial sentido cuando se aplica al campo específico de la vivienda. Los revestimientos, y especialmente los pavimentos, tienen una gran importancia en el proyecto, no solo por sus elevadas exigencias técnicas sino porque de su elección depende en gran parte la sensación que el interior transmite al usuario, influenciada por los valores asociados a los materiales según nuestra cultura.

Revestimientos para interior a base de morteros y cemento

El uso de materiales de revestimiento continuos a base de morteros y cemento se ha extendido en los últimos años debido a sus ventajas y múltiples aplicaciones. El empleo de aditivos poliméricos que evitan las fisuras ha hecho posible la ejecución de grandes superficies continuas, sin la presencia de juntas. La mejora de la resistencia y flexibilidad del producto ha permitido también una reducción muy significativa del espesor de la capa. Esto, unido a la versatilidad para adaptarse a casi cualquier tipo de soporte (cemento, hormigón, metal, asfalto, terrazo, madera, cerámica…) ha hecho que productos como el microcemento y el cemento pulido sean muy apreciados tanto en obra nueva como en rehabilitación. 

El revestimiento de bajo espesor Bealmortex® Color de Beal se puede aplicar sobre revestimientos preexistentes, lo que evita demoliciones en obras de reforma.

Por su coloración natural y la posibilidad de ser pulidos mecánicamente en diferentes grados, presentan una gran variedad de colores y texturas, con una estética limpia y sin juntas. 

Pavimento cementoso autonivelante Ultratop System® de Mapei, de alta resistencia mecánica y a la abrasión.

Cement Design® Microfloor es un revestimiento cementoso continuo que admite múltiples aplicaciones. De acabado impermeable, antideslizante y con una alta resistencia al desgaste, es apto para revestir vasos y bordes de piscinas, bañeras y platos de ducha.

Con un espesor de 2mm, Microcemento® de Topcret se puede aplicar en suelos, paredes y elementos de mobiliario. Pulido y acabado con una capa selladora y cera acrílica, es totalmente impermeable.

La Collection Privée de Mineral Deco ofrece acabados minerales personalizados con diferentes texturas o incrustaciones.

El terrazo tradicional, a base de cemento, también se ha visto renovado gracias al empleo de aglomerantes de altas prestaciones, que permiten agregar distintos tipos de materiales en espesores muy reducidos.

Pavimento de terrazo continuo de bajo espesor Bealstone© de Beal.

Diferentes configuraciones de Pandomo® Terrazzo, de Ardex Cemento. Con un espesor mínimo de 11 mm, la matriz teñida en distintos colores se combina con áridos de diferentes tipos y tamaños.

Dentro de los pavimentos de tipo terrazo continuo de Pavindus se encuentra Pavindus Wood, que incorpora en su composición cargas de tipo orgánico como serrín, triturados de corcho o harinas de frutos secos, lo que hace que su apariencia tenga la textura y calidez de la madera.

Pavimentos de baldosa hidráulica nueva o recuperada

La baldosa hidráulica es igualmente un material tradicional, de uso muy extendido en las primeras décadas del s. XX, y cuya fabricación se ha vuelto a recuperar recientemente. Empresas como Mosaics Martí o Mosaista producen piezas fabricadas artesanalmente con cemento blanco, polvo de mármol, arena fina y pigmentos u óxidos naturales. Ofrecen variedad de diseños tradicionales y reinterpretaciones contemporáneas, con la posibilidad de fabricación personalizada de pedidos a medida. Además existe la posibilidad de restaurar piezas antiguas o recuperar acabados para mosaico hidráulico antiguo.

Mosaista reinterpreta los motivos geométricos tradicionales de la baldosa hidráulica.

Mosaico hidráulico hexagonal Atlas, diseñado por LaSelva Estudio, para Mosaics Martí.

Proyectos con revestimientos interiores de morteros y cementos

A continuación se presenta una breve selección de proyectos contenidos en TECTÓNICA que sirven como ejemplo de las aplicaciones de morteros y cementos en revestimientos y acabados, en obras de reforma interior y diseño de interiores en viviendas.

El proyecto de Reforma de vivienda en chaflán en el ensanche de Barcelona, de Anna & Eugeni Bach, consiste en la rehabilitación de un pequeño piso en posición de chaflán del ensanche de Barcelona. La propuesta concentra todos los servicios en un único volumen, tratado como un mueble de madera, que atraviesa las estancias principales siguiendo la directriz a 45º propia de las viviendas en situación de chaflán. La intervención parte de un trabajo previo de medición, inventariado y documentación exhaustiva de las preexistencias. Los solados de baldosa hidráulica se recuperan y se integran en el proyecto como parte de la memoria de la vivienda. 

Reforma de vivienda en chaflán en el ensanche de Barcelona, de Anna & Eugeni Bach.

Con la misma estrategia, Maria Eleonora Maccari en su proyecto de Rehabilitación y reforma de un piso en Barcelona, también mantiene y recupera las baldosas hidráulicas existentes, y completa la superficie restante con un pavimento de cemento pulido y un microcemento bicapa en polvo y resinas de color gris oscuro con acabado brillante.

Eleonora Maccari, Rehabilitación y reforma de un piso en Barcelona. Foto: Adrià Goula.

Las baldosas hidráulicas procedentes de derribos selectivos se suelen aprovechar y reutilizar, por su valor histórico y por considerarse patrimonio material de la vivienda antigua preexistente. Éste es el caso de la Casa Galería, de Carles Enrich, en la que las baldosas fueron desmontadas y recolocadas por franjas en las zonas de cocina, baño, distribuidor y vestidor.

Casa Galería, de Carles Enrich. Foto: Adrià Goula.

Proyectos como la Casa PEX, del estudio AMÁSL, optan por utilizar baldosa hidráulica de nueva fabricación, limitando la zona de la cocina, y combinarla con otros materiales como el microcemento en el resto de la vivienda, para aprovechar las distintas cualidades de los materiales y diferenciar los distintos espacios por contraste. El microcemento necesita ser pulido y tratado con ceras para que la superficie sea impermeable y anti absorbente.

Casa PEX, del estudio AMÁSL. Foto: Carlos Antón de la Vega.

Foto: Carlos Antón de la Vega.

Combinada con la baldosa hidráulica, la madera acentúa sus propiedades de calidez y suavidad al tacto. En el proyecto All I own House, de PKMN arquitectos, se emplean tableros OSB de viruta orientada para los suelos. El mismo tablero se emplea para los grandes paneles correderos que, suspendidos del techo con un sencillo sistema de guías industriales, alojan en tres contenedores móviles y transformables todo el mobiliario necesario en la vivienda.

All I own House, de PKMN arquitectos. Foto: Javier de Paz García.

También la Casa Oliete, de rubial.sánchez, emplea baldosa hidráulica combinada con tarima de madera. Un cuidado trabajo de carpintería, en tablero contrachapado de abedul, consigue integrar el mobiliario con la arquitectura de la casa.

Casa Oliete, rubial.sánchez arquitectos.

Los proyectos reseñados ejemplifican cómo los arquitectos se enfrentan al proyecto de interiores con las mismas herramientas y principios conceptuales que en cualquier otro proyecto. El diseño de la pequeña escala, directamente ligada al uso, y la lógica compositiva de la colocación de los materiales definen los criterios constructivos del proyecto de interior. En este sentido, hay que destacar la importancia del tema de la junta entre distintos materiales, al que TECTÓNICA dedica el artículo “Interiores construidos: la junta”. El estudio en detalle de las juntas resulta determinante por las necesidades del propio material, por estar en contacto con otro distinto o por las características de su puesta en obra. 


Editado por:

David Mimbrero. Tectónica

Publicado: Jun 17, 2019

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí