Piscinas que flotan. Piscinas que ruedan

Nuria Prieto

bookmark_border

En verano las grandes metrópolis construyen piscinas efímeras para enriquecer el espacio público.

“Un día, en la escuela de arquitectura, un estudiante diseñó una piscina flotante. Nadie recordaba quién había sido. La idea se respiraba en el ambiente. Otros estaban diseñando ciudades voladoras, teatros esféricos y planetas artificiales enteros. Alguien tenía que inventar la piscina flotante”.

El cuento de la piscina, 1977, recogido en Delirio de Nueva York, R. Koolhaas.

Maqueta de la reconstrucción de los baños públicos flotantes de Nueva York por David Pascu

De apariencia utópica la idea de una piscina flotante o de una piscina móvil, se hacía realidad cada verano en las grandes metrópolis. Nueva York, París o Detroit, ciudades con veranos asfixiantes desarrollan este tipo de soluciones de espacio público tan singulares.

Piscina del Hudson en Nueva York por nycgovparks

En la ciudad de Nueva York, las piscinas flotantes existen desde el siglo XIX, pero se popularizaron tras la Guerra Civil americana, cuando la legislación municipal desarrollaron leyes higiénicas que los hicieron posibles. Las primeras piscinas públicas flotantes de la ciudad fueron construidas en 1870, una en el East River y otra en el Hudson, tal fue su popularidad que en 1890, el número de piscinas se aumentó a 15, siendo operativas desde Junio hasta Octubre. Estas primeras piscinas tenían una dimensión de 28,5x18m, y se sostenían mediante 8 pontones flotantes repartidos en dos grupos de cuatro (uno a cada lado, en la dirección más larga). El vaso de piscina estaba fragmentado en dos partes de diferentes profundidades 1,20m y 0,80m respectivamente. Además las instalaciones incorporaban 68 vestuarios abiertos en uno de los lados de la piscina.

En 1920 la progresiva degradación a causa de la contaminación de los ríos que rodeaban Manhattan provocó el cierre de algunas piscinas. Las principales piscinas de la ciudad construidas en 1936 eran: Astoria Pool, Crotona Pool en el Bronx, Hamilton Sifh Pool (utlizada por el equipo olímpico americano), Betsy Head Pool en Brooklyn, Highbridge Pool, Thomas Jefferson Pool conocida como “la última gran obra de ingeniería, higiene y construcción.

Battery Swimming Baths en Nueva York, via Geographic File

Joseph H. Lyons Pool en Staten Island, McCarren Pool en Brooklyn, Red Hook Pool y Sunset Pool, ambas en Brooklyn. Debido al deterioro en 1938 muchos de ellos fueron revisados y hasta 9 de ellos rehabilitados por completo que apenas duraron dos años más. En 1966 un programa piloto, la administración Lindsay permitió el desarrollo de “piscinas transportables”. Estas estructuras prefabricadas de aluminio o acero, se fijaban a estructuras de madera, constituyendo una construcción sencilla y de bajo coste, unos 25000$. Además éstas se habían completado con una serie de aulas para impartir cursos.

Piscinas flotantes en Brooklyn via Harpers Weekly

En 1967, el programa se había aumentado a 10 piscinas, 20 en 1968 y 30 en 1969. Estas construcciones temporales aumentaban su demanda, y entre 1985 y 1989 había unas 33 piscinas operativas de las cuales hoy en día únicamente se mantienen 19.

Piscinas flotantes de Waterloo por Sarahs history place

En París y Londres las piscinas flotantes eran igualmente populares entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Éstas se ubicaban en el Sena y el Támesis respectivamente.

Vista del Támesis con la piscina flotante en primer plano. Vía por ianvisits uk

En 1874 se construyó frente a Charing Cross una piscina flotante que, según la prensa de la época fue rellenada con agua filtrada del Támesis. Algunos informes de la época desarrollados por el municipio se cuestionaban la calidad del agua:“se encontró que el agua filtrada contenía una gran proporción de agua de mar; de hecho hemos visto que con la marea alta es prácticamente agua de mar, clara y verdosa como en Ramsgate o Margate. Y es esta cuestión la que nos causa dudas”. El sistema de filtración tenía una capacidad de 1800 litros por minuto.

Hiort, John William_Plano y alzado de King's Floating Baths en Weymouth, via British Library

La piscina era en esencia un barco, que había sido construido en 1874 por la Thames Iron and Shipbuilding Company, sita en Cannin Town. Esta primera piscina tenía unas dimensiones exteriores de 54x10m e interiores de 41x7,60m.

Baños flotantes en Londres (pequeño Crystal Palace) via yalebooksblog.uk

La piscina flotante construida cercana a las casas del parlamento, era considerada un pequeño “Crystal Palace” flotante. Estos baños no duraron mucho, en 1885 fueron clausurados y desmontados para reutilizar su material.Esta situación provocó gran crítica social, ya que la ciudad de París aún mantenía sus piscinas en el Sena.

Piscinas de Deligny por MessyNessy

En París, el recorrido de las piscinas flotantes es ligeramente mayor que en Londres. En 1785, Bartholomew Turquin, el inventor del chaleco salvavidas, abrió la primera escuela de natación en una piscina del Sena, cerca del puente de la Tournelle. En 1990 la Piscina de Deligny era la última piscina flotante que quedaba en el Sena. Lamentablemente esta piscina se incendió en 1993, sucumbiendo rápidamente a las llamas.

Piscinas de Deligny por MessyNessy

Piscinas de Deligny por MessyNessy

Con la clausura de muchas de las piscinas flotantes, el espacio público, que se transformaba en verano sufría una gran pérdida. Esta pérdida se suplió con otro ingenio: las piscinas sobre ruedas o swimmobiles.

Vista de un Swimmobile por Detroit News Archives

Los swimmobiles fueron una solución adoptada durante la administración Hecckescher, que llevaba de manera literal piscinas a las calles de Rochester o Detroit, y también de Nueva York. Estas piscinas recorrían los barrios y constituían una construcción muy sencilla: un camión con una piscina en su remolque. Este sistema comenzó a utilizarse en 1967. A pesar de la simplicidad de la piscina, ésta incorporaba sistemas de cloración y filtración. Aunque funcionaban muy bien, el sistema estaba pensado exclusivamente para niños, con una capacidad máxima de 150 infantes.

Swimmobile en Nueva York, por nycgovpark

Swimmobile en Nueva York por KittyLexx

Interior de una piscina flotante en Nueva York, vía Harper’s Weekly

Imagen de uno de los primeros baños públicos de Nueva York, via New York Public Library

Piscina en París, por MessyNessy

Piscina en París, por MessyNessy

José Pastrana, Felipe Artengo, Fernando Menis con Gil - bert Wilk y la artista berlinesa Susanne Lorenz, ganaron un concurso organizado por la fundación Stadtkuns - tprojekte e.V. El proyecto consistía en la transformación de una gabarra de transporte en el río Spree a su paso por Berlín en una piscina con dos plataformas de madera que imitaban su forma y una playa de arena con un bar. PFotografía: Peter Robinett en Flickr.

A pesar de que las piscinas flotantes no son una práctica tan común en la actualidad, obviamente, las grandes metrópolis siguen sufriendo del sofocante calor estival. Por esta razón, se está retomando de manera progresiva la construcción de piscinas flotantes en los ríos, y no únicamente durante la época estival. Un ejemplo de esta práctica es el Badeschiff, una piscina flotante sobre el río Spree en la conexión de los barrios de Kreuzberg y Friedrichshain, diseñada por José Pastrana, Felipe Artengo, Fernando Menis con Gil - bert Wilk y la artista berlinesa Susanne Lorenz y posteriormente cubiertas por el estudio Wilk Salinas (VER PROYECTO). Esta piscina flotante es conceptualmente similar a las de principios de siglo, aunque su tecnología constructiva es ostensiblemente mayor. Ésta está constituída por un vaso flotante, y una cubierta textil que permite su uso incluso en invierno gracias a la climatización. Al igual que el proyecto sobre el Spree, existen en la actualidad otros muy similares para Nueva York o Londres aunque algunas no se han materializado aún.

Piscina flotante sobre el río Spree Berlin. Proyecto de cubierta y climatización del estudio Wilk Salinas. Fotografía: Torsten Seidel.


Editado por:

Nuria Prieto. Tectónica

Publicado: Aug 19, 2019

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí