La escalera en la anatomía del edificio

Nuria Prieto

La escalera es un elemento arquitectónico muy común, tanto que su definición parece algo natural e inmediato, simplemente una forma de resolver un desnivel de manera cómoda para el ser humano. Aunque, obviamente, no es la única forma de resolver una diferencia de cota, la escalera es una solución eficiente y muy presente en la arquitectura. Como decía Serrat "cada loco con su tema (...) cada uno es como es, cada quien es cada cual y baja las escaleras como quiere".

Fotografía: atomicity

La escalera es una construcción presente desde el origen de la arquitectura como fragmentación del plano horizontal, que a lo largo del tiempo y su presencia en la verticalización de la ciudad se ha convertido en un elemento casi identitario, una entidad propia. Así se puede hablar de La historia de una escalera, a lo Buero Vallejo, como la historia de una parcela o de un conjunto de viviendas, ya que este elemento no es algo independiente, sino todo contrario, una pieza de conexión que proporciona cohesión a la arquitectura en muchas ocasiones.

La necesidad de construcción de la escalera está relacionada con la diferencia de cota, bien determinada por las condiciones topográficas o bien creada a partir de la verticalización de la arquitectura. Este elemento arquitectónico tiene una presencia transversal en la disciplina: desde el urbanismo a los detalles mínimos de una vivienda. También transgrede las relaciones de privacidad y uso como en la vivienda de Mon Oncle de Tati, donde la conexión de las diferentes partes de ésta se oculta o muestra a través del recorrido de una escalera.

Imagen animada a partir de fotogramas de Mon Oncle. Jacques Tati (1958)

La tipología de la escalera

La morfología de la escalera es diversa, es una pieza sujeta al diseño libre a pesar de la existencia de una serie de normas que regulan de forma genérica o legal la geometría de las mismas. En términos puramente de diseño hay conceptos como la materialidad, geometría y la estructura que son abiertos y articulables en función a aspectos específicos como la identidad, la adecuación funcional o las condiciones específicas de proyecto. Estos aspectos generan diversas tipologías que se pueden englobar de forma general en cuatro grupos atendiendo a su geometría: escaleras de tiro recto, escaleras de caracol, escaleras móviles y escaleras singulares.

Distintas posibilidades de escaleras en un proyecto. Casa en Bosc de’n Pep Ferrer. Marià Castelló

Las escaleras de tramo o directriz recta son las de diseño más habitual, permiten un trazado estructural sencillo y una definición funcional simple, además morfológicamente son más sencillas de ubicar en la composición y estéticamente sus restricciones son menores que en otras disposiciones, lo que permite mayor libertad lingüística. La escalera de tramo recto está regulada en su geometría por algunas variables tradicionales, como la fórmula: 63-65 = 2T+1H, siendo T la altura de la tabica en centímetros y H la longitud de la huella en la misma magnitud (El código técnico utiliza la fórmula: 540 mm * 2C + H = 700 mm). Así mismo se define la altura a partir de la que se puede circular bajo la escalera como 'cabezada', dimensión equivalente a 2,10m. Estas condiciones responden a una definición geométrica que la normativa matiza y adapta con cada nuevo cambio, regulando también la longitud y ancho de los tramos, así como la altura de sus defensas. La disposición de los tramos ha dado lugar a subcategorías como escalera imperial, escalera cuadrada, escalera de dos tramos o escalera con descansillo. La introducción de sistemas mecánicos permite atender a una tipología paralela que es la escalera mecánica, elemento que en los últimos años ha saltado del interior al exterior y es cada vez más utilizada en propuestas urbanas.

Reforma de vivienda en Barcelona. Anna y Eugeni Bach. Fotografía Eugeni Bach

La escalera de caracol o de directriz curva es una solución más compleja en cuanto a su trazado, y se utiliza habitualmente cuando el espacio disponible para su recorrido es escaso, o bien en aquellos casos en los que se busca una cierta notabilidad de la misma. La escalera de caracol en espacios reducidos es una conexión casi vertical, sin embargo cuando el desahogo es mayor la escalera de caracol se convierte en un elemento compositivo de gran entidad que permite una percepción del espacio muy diferente.

Escalera de caracol para la tienda MKR de Guillermo Vázquez Consuegra. Fotografía Fernando Alda

Adicionalmente hay una serie de escaleras que por su excepcionalidad no responden a una clasificación ortodoxa. Dentro de esta tipología se pueden encontrar aquellas que presentan un diseño tan específico y ecléctico que en ocasiones transitan entre la definición de escalera o topografía diseñada, y otras combinan rasgos de las anteriores. Este es el caso de la escalera del monasterio Bonaval que dibuja un helicoide de tres tramos o la de los palacios vaticanos cuyo desarrollo se compone de dos helicoides.

Escalera del monasterio de Santiago de Bonaval. Fotografía Santiago López-Pastor

Las escaleras móviles son aquellas que debido a una condición de necesidad son capaces de 'desaparecer' o cambiar su disposición, es el caso de las escaleras de mano, escaleras desplegables, escaleras temporales o escaleras de emergencia. A pesar de ser un elemento de menos entidad con respecto a aquellas permanentes, su diseño y construcción entraña una nueva variable que es la capacidad de movimiento y que supone un matiz importante, especialmente en cuanto a materialidad y estructura.

La escalera como elemento arquitectónico

Desde un punto de vista anatómico, la escalera es un órgano casi siempre presente en el organismo arquitectónico, especialmente cuando la verticalidad comienza a imponerse en las construcciones arquitectónicas. Y es que la escalera nunca fue un elemento meramente funcional, ya que su condición estructural intrínseca obliga a un cierto conocimiento que deriva en un diseño específico. Hasta las escaleras más sencillas en piedra o en madera, han requerido de un cierto conocimiento en estereotomía o carpintería para su construcción. Como pieza singular, la escalera es un elemento dotado de identidad propia en ocasiones y cuyo diálogo con su contexto arquitectónico es muy estrecho. En ocasiones la escalera es el argumento arquitectónico aparente de un edificio como el Centro Georges Pompidou de Renzo Piano y Richard Rogers, puesto que a través de ella se pueden realizar muchas lecturas del funcionamiento del edificio, pero también de la idea abstracta que ha dado génesis a su morfología y estética.

Escalera del centro Georges Pompidou. Fotografía por Sean X Liu

Escalera del Palacio de Itamaraty. Fotografía por Ministerio de las Relaçoes Exteriores

En otras se constituye en un rasgo significativo o identitario del mismo como la escalera del Palacio Itamaraty de Óscar Niemeyer o la de la tienda Olivetti de Carlo Scarpa. La escalera es en algunos proyectos la arquitectura del edificio como el Museo de arte Sacro de Manolo Gallego en Coruña o la Villa Malaparte de Adalberto Libera, en otras una pieza que parece adherida a la propia arquitectura de forma silenciosa pero notable como la escalera del Banco Nacional de Dinamarca de Arne Jacobsen.

Escalera de la tienda Olivetti en Venecia de Carlo Scarpa. Fotografía por Thomas Nemeskeri

Villa Malaparte de Adalberto Libera. Fotografía por Cornelli2010

La escalera determina el espacio con el que se conecta de forma ineludible llegando a transformar la arquitectura con su presencia, como en el edificio de Pia Almoina de Girona. Hay ciudades como Nueva York que se encuentran asociadas de forma ineludible a la escalera: bien como solución a los patios ingleses de acceso a los típicos casas tipo brownstone o bien como solución a la evacuación en caso de incendios. Este es un ejemplo de cómo la escalera y la función que representa ha sido capaz de transformar una morfología arquitectónica neutra, a través de la resolución de un problema específico. De forma particular esta relación se produce en cualquier diseño arquitectónico, y en ocasiones ésta se convierte en el punto de partida como en la propuesta del estudio Bureau d'Architecture Sans Titre, o constituye en sí misma un proyecto como en el proyecto Escalera de evacuación de Marcos Cortes.

Materialidad y función de la escalera

Cuando la escalera determina el proyecto ésta presenta alguna característica que la singulariza y su matiz suele ser el uso, la materialidad o la estructura. La escalera del Grande diseñada por Rafael Iglesia utiliza la madera así como Marcelo Villafane como argumento de proyecto estudiando la composición específica de ésta para optimizar el uso del material y conseguir así una coherencia interna en el diseño. Y es que hay aspectos que son determinantes como la materialidad o el uso.

Casa de las camas en el aire. AL BORDE. La escalera forma parte, no sólo de la estructura de la cubierta, sino que define el espacio interior. Fotografía: JAG Studio

Escalera de Robert Mallet-Stevens. Ver proyecto en Tectónica. Imagen de L'Instant Pairisien

La materialidad de la escalera es un aspecto determinante ya que condiciona de manera transversal su estructura y geometría. Las escaleras tradicionales eran construcciones que trabajaban de forma primaria a construcción, ya que se constituían en elementos permanentes de edificaciones singulares. Por ello se realizaban en piedra, lo que permite establecer una lectura histórica de la estereotomía de la piedra desde las construcciones egipcias o romanas hasta la actualidad, y cómo su optimización ha permitido en construcciones barrocas o neoclásicas llegar a límites casi surrealistas.

Escalera de sección mínima en una vivienda tradicional de Florencia. Fotografía: Nuria Prieto

Las escaleras con elementos trabajando a flexión aparecen como soluciones inicialmente temporales, es especialmente destacable el puente/escalera de L'Accademia en Venecia que se planteó como una solución temporal que ha terminado por ser permanente.

Puente/Escalera de L'Accademia en Venecia. Fotografía por Richard

Para soportar estos esfuerzos, se utilizaban construcciones de madera, que conseguían su rigidez a través de un diseño ingenioso. Con la llegada de la industrialización el acero y el hormigón se convierten en sustitutos para resolver los esfuerzos internos de la escalera. En la arquitectura moderna y contemporánea, el diseño de la escalera se ha optimizado, especializando cada una de las partes que la componen: viga zanca, peldañeado y barandillas o defensas. El arquitecto Richard Neutra desarrolló varias patentes de escaleras que incluyó en sus proyectos, en los que buscaba resolver cada una de las piezas que la componen de la forma más adecuada. Arne Jacobsen por su parte prestaba especial cuidado en las escaleras de sus proyectos que se han convertido con el paso del tiempo en referentes como la escalera del ayuntamiento de Rodovre o la del Banco Nacional de Dinamarca.

Escalera del ayuntamiento de Rodovre, de Arne Jacobsen. Fotografía seier + seier

Sección, planta y detalles de la escalera del ayuntamiento de Rodovre, de Arne Jacobsen. (Best Architects´ working details. Volume 2 internal. Ed. Butterworth Architecture)

Sede Corporativa de Ibenergi. Taller Abierto. Fotografía: Jorge López Sacristán

La escalera es también un elemento e función ineludible, nace como elemento de comunicación, pero los matices a lo largo del tiempo lo han convertido en algo más que eso. La escalera puede ser un espacio de estar como los descansillos de la escalera de la Casa de la Cascada (Frank Lloyd Wright) o la de acceso a La Casa de Vidrio (Lina Bo Bardi). Pero representa también un medio importante de accesibilidad o incluso evacuación. La accesibilidad de las escaleras, regulada a través de la normativa, es un aspecto que se adapta conforme a las necesidades de los usuarios del edificio, de modo que el uso de escaleras mecánicas se traduce en una mejora funcional. Además en el contexto social higiénico y de protección que se ha derivado de la pandemia covid19, la escalera se define como un elemento constructivo de protección más ya que permite mayor distanciamiento que otras comunicaciones verticales habituales en los edificios como los ascensores. Este aspecto se debatió en los Diálogos de Tectónica, con Carlos Arroyo y Fermín Vázquez a propósito de la situación de la disciplina arquitectónica frente a la crisis sanitaria. La escalera de evacuación es una tipología especial y esencial en muchos proyectos, si bien en general estas escaleras suelen ser elementos ligeros y muy eficientes, en otras se definen como una escalera más del edificio, destacando su presencia.

Escalera diseñada por Lina Bo Bardi. Casa de Vidro. Fotografía: victortsu

El material utilizado para la definición de la escalera es fundamental. Éste define sus características: desde la función a la estructura, pero también la integración arquitectónica en el edificio. Las tensiones internas de los materiales que forman una escalera responden a cargas muy específicas, y en ocasiones no tan previsibles como debiera ser (especialmente en el diseño de barandillas). Además de ello el uso, crea una cierta fatiga que termina por dotarlas de identidad estética o, en los peores casos, genera patología. En cualquiera de los materiales elegidos para la construcción de la escalera: madera, acero, piedra o fábrica, aparecen determinados criterios específicos derivados de las normas propias de la construcción de ese material. En términos generales, si la escalera no es masiva (es decir, cuando presenta un trabajo estructural por masa y gravedad), cada una de sus partes, especializada en resolver uno u otro esfuerzo, la materialidad se combina para optimizar el diseño. Cuando la escalera está realizada in situ el diseño del encofrado es muy importante, e incluso se han desarrollado encofrados perdidos para escaleras. A través de la reinterpretación de esta materialidad, la escalera tradicional se reformula en la arquitectura contemporánea como la que incluye el estudio Vázquez Consuegra en la Casa A11 o los diseños prefabricados de Rizzi.

Casa A11. Guillermo Vázquez Consuegra. Fotografía Jesús Granada

Detalle constructivo escalera Casa A11.

La escalera como elemento de proyecto

Hay muchos tipos de escaleras, aquellas que se muestran con gran notoriedad como la de la Bilbioteca Laurenziana diseñada por Miguel Ángel, las que nacieron como función y son un icono como la diseñada por Bramante para los palacios Vaticanos, las que se ocultan como la segunda escalera de la Villa Müller de Adolf Loos, y tantas otras que forman parte del universo referencial del arquitecto cuando proyecta. Un imaginario como las escaleras de Escher, repleto de materiales, formas y diseños que en definitiva responden a la esencia del elemento arquitectónico y su integración dentro del proyecto.

Detalle de dibujo de Escher. Imagen: Capitou (ou Marcela)

En la categoría de Materiales se puede encontrar diferentes soluciones industriales para escaleras, desde escaleras prefabricadas, encofrados específicos para realizarlas in situ, placas curvas para seguir el desarrollo de una escalera curva, elementos autónomos con los que resolver un problema a particular, como es la escalera helicoidal de acero que ocupa 1m2 en planta o soluciones antivibratorias.

Escaleras en Materiales de Tectónica


Editado por:

Nuria Prieto. Tectónica

Publicado: Oct 5, 2020

¿Quieres que Tectónica sea tu MediaPartner? Descubre cómo aquí